martes, 11 de octubre de 2022

EL RESENTIMIENTO; LA PILA ATÓMICA DE LA IZQUIERDA

 

La ciencia batalla sin cesar, pero sin éxito aun, por encontrar la fuente inagotable de la energía a través de la fusión nuclear. Se pretende crear un artefacto que se denomina la pila atómica que sería como un sol en miniatura de energía inacabable, que no produce residuos lesivos a la salud humana.

El resentimiento es el manantial de la izquierda política; aquella fuente inagotable de energía que alimenta la polémica y la odiosidad, a través de la cual -según el discurso de izquierda- los desvalidos serán salvos y redimidos y los potentes y talentosos serán castigados y sancionados. Al contrario de la ansiada energía atómica limpia, es esta una energía sucia que emponzoña la convivencia humana.

La ideología de género es una creación del marxismo tardío que pretende extender las fuentes de conflicto dialéctico a los planos sexuales e incluso transexuales. Según esta ideología, ser transexual sería entonces un capitus deminutio o condición disminuida del género humano, y los que somos varones o mujeres habríamos oficiado de victimarios de las víctimas que ostentan esa condición. La sociedad compuesta por varones y mujeres que ejercitan su sexualidad según dicta la biología, habríamos sojuzgado a dichas víctimas. El relato como se ve es bastante alambicado y carece desde luego de correlato empírico, pero para eso basta con repetir como mantra, esta verdadera monstruosidad lógica, para que ella adquiera en el mundo de la post verdad, total validez.

Hay una diputada de izquierda que dice ser trans. Dentro de la nomenclatura de la ideología de género eso quiere decir que, siendo varón de nacimiento, se percibe como mujer y usa un nombre de mujer. Es una condición que ha acompañado a muchas personas desde tiempos inmemoriales. Un accidente biológico o sicológico según sea el caso o la perspectiva de análisis, que ahora -solo ahora- es esgrimida como una bandería política de izquierda. Podría ser una bandería de derecha liberal pues la condición sexual a la pinta de cada cual, se esgrime como un ideal liberal por parte de quienes argumentan el derecho a la individualidad y a la autoidentidad sin límites. Pero es de izquierda y eso tiene sus consecuencias que pasaremos a explicar.

Federico Nietzsche en su célebre obra Genealogía de la Moral apunta sus dardos contra el resentimiento humano. Señala que la apetencia de expulsar de la conciencia la propia debilidad induce esta pútrida emoción, que siempre ha existido. Con su dialéctica directa y sin matices expresa: Yo sufro. Alguien debe ser culpable de ello: Así piensa toda oveja enfermiza. Al final de su obra señala Nietzsche proféticamente: El resentimiento; donde mejor florece esta planta, es entre anarquistas y antisemitas. Recuérdese que cuando escribió aquello el comunismo no existía de modo que decir anarquismo engloba a todos los revolucionarios de izquierda. Y su referencia al antisemitismo es el categórico mentís de quienes vinculan al bigotudo genio, con el nacional socialismo, que condujo al pueblo más culto de Europa al resentimiento más abyecto y al nihilismo del cual aún no se recupera.

Pero las intuiciones de Nietzsche no terminan con sus pronósticos trágicamente certeros para el siglo XX. Hay otro pronóstico que se está manifestando ahora, en nuestro siglo XXI. Señala Federico; ¿Cuál es el peor daño que puede causar el resentimiento? No es el fracaso de los resentidos. Desde la noche de los tiempos existen resentidos y siempre los habrá.

El gran peligro está en que los talentosos y potentes; aquellos que enfrentan las dificultades y las superan, aquellos que sus desgracias solo sirven para superarse a ellos mismos, y vencer a esas circunstancias, se crean el discurso de los resentidos. Crean que su condición de potentes, coherentes, bellos, inteligentes; son la causa de la impotencia, flaqueza y fracaso de los débiles.

Ese es la realidad de la derecha parlamentaria actual. Representan, o deberían representar, al sector de la población que se vale por sí mismos, que afronta y enfrenta las dificultades de la vida diaria y las vence, a los varones, mujeres, homosexuales, transexuales, ciegos, sordos o que tengan cualquier condición de adversidad en el mundo, que se superan cotidianamente y están satisfechos consigo mismos por hacerlo. La derecha, que debería representar a esos ganadores, le hace creer y sentir a esos ganadores que son la causa de la desdicha de los perdedores del mundo.

Un diputado de derecha que no se caracteriza por su prudencia y templanza, expresa dos verdades respecto de esa colega diputada transexual en una discusión parlamentaria respecto a derechos previsionales de las mujeres – no puede menstruar como mujer ni puede embarazarse – previo que la diputada transexual negara mérito a sus opiniones por su condición de varón.

Se desencadena entonces la mise en scene del resentimiento victimista. El diputado habría vejado a la diputada transexual. Esta sería una víctima de una nueva vejación después de todas las que nosotros los comunes mortales le habríamos infringido. Y todo un largo etcétera de conductas de una izquierda que incluyen un grotesco proyecto de ley para hacer cesar en el cargo al diputado supuestamente tránsfobo.

¿Y cual es la conducta de la derecha? Cede y concede al discurso victimista y resentido de la izquierda.

Tres recomendaciones:

Gonzalo: No ceda a la ira. Recuerde que tiene resentidos y seudo víctimas en el otro lado del hemiciclo. Resentidos y víctimas por propia decisión y no por culpa suya ni de sus partidarios. Cultive la virtud de la prudencia. No de combustible para que la izquierda nos siga intoxicando con su odio.

Parlamentarios de derecha que ceden y conceden a las iniciativas de la izquierda incluido esta delirante puesta en escena: fortaleza y prudencia. Honren a quienes representan y no a quienes no representan. No sean pusilánimes de asustarse por el estrépito de la izquierda. Los resentidos jamás los votarán a ustedes.

Parlamentarios de izquierda: El resentimiento es y será una potencia para reclutar prosélitos para ustedes. Lo es desde Caín. Pero el victimismo, es un discurso demasiado ridículo. Recuerden que el país del roto chileno despertó en la última elección. Pronto se darán cuenta que al victimismo no le quedan fondos contra los que girar y seguir sembrando la discordia a los resentidos.

Octubre 2022

sábado, 1 de octubre de 2022

BORIC Y DESBORDES; LOS ILUMINADOS. REFLEXIONES SOBRE EL ESOTERISMO

Tanto en la Academia de Platón como en el Liceo de Aristóteles, se conjetura -no hay evidencias muy claras que así fuese- que existían dos clases de conocimientos: el exotérico que era para todo lector, y el esotérico conocimiento que se difundía internamente y solo para algunos alumnos iniciados poseedores de otros conocimientos previos, sin los cuales el conocimiento esotérico era incomprensible o mal interpretado.

En el Evangelio de San Mateo 5,13 16, se relata la parábola de Jesucristo donde se podría inferir una hostilidad del cristianismo hacia lo esotérico. Según esta parábola todo el conocimiento debería ser exotérico, es decir, para todos los hombres de buena voluntad. Jesus dice a sus discípulos, Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino ponerla en el candelero y que alumbre a todos en la casa.

En la sociedad de masas que irrumpió a mediados del siglo diecinueve y veinte proliferaron las logias masónicas. Fueron muy populares. En cada pueblo y ciudad de nuestro país reclutaron a personas -casi exclusivamente varones- de distintas clases sociales, generando una suerte de comunidad de influencias entre las clases adineradas y la clase media que entonces irrumpía en la sociedad con fuerza. Una de sus premisas fue el secretismo. Las Tenidas o ritos masónicos eran secretos o al menos reservados para los iniciados y se ocultaban para todo público. El secretismo permitía a sus miembros dar una sensación de pertenencia en exclusiva, de conocimientos y saberes vedados a los no iniciados. A los masones de menor jerarquía intelectual aquello les permitía labrarse una autoimagen de celebridad.

Por causa de su secretismo y otras razones de muy larga explicación, se generó una hostilidad y enemistad entre la masonería y la Iglesia Católica, cuyos ritos eran explícitamente públicos. Se llamaba a ellos con una campana que todos podían escuchar. Pero también entre católicos ha existido el secretismo en órdenes religiosas y como los jesuitas. En nuestro siglo se han incrementado el sectarismo secretista en la iglesia que pareciera transgredir la prescripción evangélica citada.

Uno de los efectos más visibles de la irrupción del internet, es que se han abierto todas las bibliotecas del mundo y se ha popularizado el saber humano, en un grado que es inédito en la historia de la humanidad. Antonio Escohotado, un ensayista español difícil de clasificar entre filósofo, antropólogo, científico; ha voceado en su prolífica obra esta realidad que se nos vino encima: el que quiera conocer será un sabio, sin necesidad de asistir a ninguna academia. Nadie puede impedir a las personas de distintas edades, clases sociales, sexos y razas, con o sin dinero, conocer las inconmensurables variables del hoy extenso conocimiento acumulado por la humanidad.

Esto supone una grave afectación a centros de poder que manejaron la información y el conocimiento en exclusiva, suministrando los datos al vulgo, que les permitían entre otras cosas, consolidar y sostener el poder que administraban. Esta realidad es un verdadero tsunami que golpea como ariete todas las estructuras de poder del mundo. La burocracia mundial, las universidades, la prensa propietaria de costoso capital para su negocio, partidos políticos, las élites financieras, colegios profesionales; se defienden espantados que este tsunami los arroje al baúl de los trastos viejos. Surgen los defensores del purismo informativo, ridiculizando de manera infantil, a quienes se informan acuciosamente a través de los medios que proporciona la red. Lo esotérico pierde territorio y es inundado por lo exotérico. Porque se rompió el ciclo existente desde la Academia de Platón hasta hace pocos años atrás: Ya el conocimiento no va hacia las personas, sino las personas van hacia el conocimiento. ¿Por qué este cambio tan radical? Pues porque el internet lo ha hecho posible. Así de simple. Incluso la prescripción evangélica de Mateo 5, 13 16 como mandato pierde algo de sentido, porque La luz del mundo no hay como ocultarla. No hay celemín. Destruir la red es muy difícil.

Por este fenómeno resultan ridículas y ñoñas las declaraciones de Gabriel Boric hechas a CNN respecto que no puedes ir más rápido que tu pueblo, y estoy muy orgulloso de lo que estamos haciendo en Chile porque somos una nueva generación con nuevas ideas. Lo retratan como un esotérico miembro de una logia de pueblo chico del siglo diecinueve.

Tus ideas Gabriel, TODOS sabemos que no son nuevas. Basta googlearlas en el celular para darse cuenta de que son de 1968 y han fracasado. Tu pretensión de hacernos saber que vas mas rápido, TODOS sabemos que son fruto de tu narcisismo nacido de tu incapacidad para enfrentar el mundo. TODOS sabemos que has tenido fracasos y eso te lleva a tener una perspectiva algo patética de tu instalación en el mundo. ¿Por qué soy insolente contigo? Pues porque has sido insolente con el pueblo de Chile, tildándonos de atrasados. Gabriel; vives en la sociedad del conocimiento. Las aposturas y amaneramientos para aparecer como un iluminado te hacen aun más ridículo. Llegaste a la presidencia de la república por un accidente estelar. Enfrentaste a candidatos en primarias y en segunda vuelta, lo suficientemente impopulares para que los electores te votaran como mal menor. Fue un accidente. No trates de aparentar lo que no eres. Todos se dan cuenta de tu manifiesta incapacidad. Con humildad puedes zafar y terminar tu período. Si sigues con tu voluntarismo ridículo y nerd, terminarás saturando al electorado y humillado.

Lo de Mario Desbordes es aún más ridículo. En una entrevista dada a un canal de muy poca audiencia, vi en youtuve un video que después fue bajado seguramente por el repudio de que fueron objeto sus expresiones; el ponderado Desbordes fustigó a Teresa Marinovic y a todos quienes desinformamos sobre la espléndida agenda 2030. Dijo que estamos cayendo en los mismos vicios del presidente Bolsonaro, de informar a través de Whatsapp (¡!); que somos de la misma clase de los que desinformamos sobre los efectos letales de las vacunas, y nos niveló con los terraplanistas.

Marito; ya no estás en una logia de barrio donde puedes asustar a los aprendices con trucos dialécticos. De nada vale que uses el teléfono para que bajen tus lamentables exabruptos dichos con tu mejor talante de hombre ponderado y tolerante. Ya fueron difundidas, no a los cuatro gatos que ven tu canal amigo, sino a ese gran público que no te cree y que no entiendes. Vivimos en una sociedad a la cual aun no te adaptas: la sociedad de la información. No eres poseedor de información esotérica a la cual nosotros los vulgares que no pertenecemos a tu logia, no tengamos acceso. No Mario. Ese mundo se acabó. Apareces como un nerd frente a un electorado joven. No vas a ganar nada. Ni influencias ni prestigio dándole en el gusto a los poderosos del mundo. Tu rol de traductor del arcano esotérico está pasado de moda. Créeme.

octubre de 2022

 


viernes, 30 de septiembre de 2022

GOBIERNO DE BORIC SE SUPERA: LOGRA JUNTAR LA MENTIRA CON LA ESTUPIDEZ

 Leo en Economía y Negocios de El Mercurio del día 28/9/22 la siguiente noticia “Meta de descarbonización a 2024 se supera con salida de dos centrales esta semana”. Salen de la oferta eléctrica dos centrales más. Este “gran logro” del gobierno de Boric fue el fruto de un ejercicio que ha demandado enorme esfuerzo: apagaron los interruptores. Con este gran esfuerzo los chilenos perdemos 1.135 mega watt de potencia instalada y efectiva a disposición de los hogares y empresas chilenas, de los 5.281 que disponíamos. Una gran meta. Ayudaremos al planeta.

Pero sucede que ese mismo día, el cuerpo de noticias internacionales nos informa que el gasoducto Nord Stream ha sido víctima de un sabotaje que impedirá la provisión de gas a Europa, y que la consecuencia de esta interrupción significará que el gas en el mercado internacional subirá entre el 15 y el 25%, continúe o no la guerra de Rusia con Ucrania. Dice la prensa que no se sabe quién cometió este acto terrorista; si fue Rusia o EEUU, lo que es completamente indiferente porque a ambos son exportadores netos de gas natural, que se verán beneficiados por igual. Todos los que no producen gas natural, serán más pobres y los que lo producen más ricos.

Volviendo a nuestro país de “cerebros” voy a sintetizar como se llegó a esta genialidad de destruir el capital de la economía chilena sacando de circulación el 20% de la capacidad de producir energía.

1.      Circula la tesis dominante que el clima se está calentando en todo el planeta. ¿Verdadero o falso? No hay evidencia científica que el clima se esté calentando porque no hay capacidad para medir globalmente un fenómeno de esa naturaleza. Lo que relata la prensa y la TV con gente refrescándose en las plazas es eso: un relato, sin correlato empírico.

2.      El supuesto calentamiento global sería por causas antropogénicas, es decir lo causaría el hombre desde los albores de la revolución industrial. La quema de hidrocarburos produciría un exceso de dióxido de carbono en la atmósfera que actuaría como un invernadero impidiendo la liberación de calor desde la corteza y asándonos como pollos al horno. ¿Verdadero o falso? Falso. Por las siguientes razones:

a.      El dióxido de carbono es un gas incapaz de producir un efecto planetario porque su densidad es ínfima.

b.      La proporción del dióxido antropogénico, es decir generada por acción del hombre, es ínfima respecto de todo el dióxido de carbono presente en la atmósfera. Por ejemplo, el estallido de los Volcanes Hudson, Chaitén y Calbuco en menos de diez años solo en Chile, produjo más dióxido de carbono que el hombre desde los albores de la era industrial.

c.       La presencia de ese gas en la atmósfera es esencial para la vida del planeta. Sin él desaparecería el reino vegetal y por consecuencia el hombre.

3.      Los principales liberadores de dióxido de carbono a la atmósfera no participan del acuerdo de reducir las emisiones. Uno de ellos es China, que sigue construyendo centrales térmicas a gas y a carbón a gran velocidad. Según dan cuenta las mismas autoridades chinas, los últimos tres años se ha incrementado anualmente la potencia instalada en China cinco veces la potencia instalada total de Chile. Es decir, en tres años han entrado en operación en China más de quince mil mega watt que liberan dióxido de carbono a la atmósfera.

4.      La “cooperación” de Chile a la supuesta mitigación del supuesto calentamiento global es pues completa y absolutamente inútil al fin declarado.

En cualquier caso, las centrales a gas y a carbón producen dióxido de carbono por igual. Cabe preguntarse ¿por qué no apagamos mejor las centrales de gas que sale más caro? Porque las de carbón son más contaminantes de otros gases, responden los expertos. ¿Pero el objetivo no era solo el dióxido de carbono? Es que resulta más cool la palabra “descarbonizar” porque el carbón es negro y tizna. Cabe destacar que las centrales a carbón de última generación casi no contaminan porque disponen de filtros que liberan las emisiones de sulfuros que en los años 50 y 60 causaban desastres ecológicos en Puchuncaví en Chile o en la cuenca del Rühr en Alemania.

Ah, se me olvidaba la otra gigante mentira: reemplazaremos la generación por las energías renovables no convencionales. Esta no es ya una mentira, es un fraude. Las famosas ERNC, no son no-renovables (los equipos que las generan tienen una depreciación aceleradísima); jamás podrán suplir a las mega centrales hidroeléctricas y termoeléctricas porque jamás aseguran la provisión de energía. Tienen potencia instalada que siempre será inferior a la potencia disponible. Con el transcurrir de tres a cinco años se podrá saber cuál fue su aporte real al sistema interconectado, pero jamás podremos depender de esa tecnología en exclusiva.

La agenda de renovación energética la impuso las naciones unidas. Se habló de descarbonizar y no de desmontar la termoelectricidad en general, porque el carbón es barato y no afecta a los mega millonarios que manejan el mercado mundial del gas. Los productores de carbón en el mundo están dispersos y carecen de voz potente. Los de gas son pocos y roncan. Así de simple.

Entonces nuestro presidente capitán planeta, quiere ser un Greta Thumberg 2.0. Para eso adelanta la descarbonización y le regala al mundo dos años de higiene ambiental. Pero supera a la adolescente torva y mal agestada porque ha efectuado un logro notable: juntar la mentira -calentamiento global, antropogénico, generado con los hidrocarburos y principalmente por el carbón- con la estupidez -hacer la matriz eléctrica dependiente exclusivamente de la provisión de gas natural, justo en la fecha en que ese insumo inexistente en nuestro país se hará al menos 20% más caro.

Con Piñera sufrimos la destrucción de la autarquía eléctrica cuando saboteo ilegalmente junto a su ministro Longueira el proyecto Hidroaysén. Pero su sucesor Boric lo está superando ampliamente porque sus logros como Capitán Planeta nos dejarán con un precio de la energía que significará pobreza y dependencia.

Septiembre 2022

lunes, 19 de septiembre de 2022

BORIC: EL SEÑORITO SATISFECHO

 

El episodio del rechazo -con elástico- de las cartas credenciales del embajador de Israel por parte de Gabriel Boric Font, ha puesto de manifiesto la tipología mental de quien ocupa el cargo de jefe del Estado. En diciembre del año 2021[1] publiqué una columna en este blog, para perfilar la condición sicológica de quien asumiría la jefatura del Estado y de la generación que lo eligió. Hablé entonces de quienes siendo superados por las circunstancias del mundo complejo y percibido como hostil, asumían una perspectiva binaria de un mundo imaginado por ellos, poblado por víctimas y victimarios.

Pero el episodio del embajador rechazado, además de confirmar la perspectiva victimista a través de la cual Boric y su generación observa el mundo, ha develado una segunda distorsión de consecuencias mucho más graves en quien ocupa el cargo de presidente de Chile, por el daño que puede causar a los chilenos, y que desde luego ha causado con su lamentable decisión. Conducta a la que Ortega[2] describe como, el síndrome del señorito satisfecho.

Esa tipología humana que ha parido la sociedad de masas en la que vivimos, al encontrarse rodeada de instrumentos prodigiosos, de medicinas benéficas, de Estados previsores, de derechos cómodos, ignora, lo difícil que es inventar esas medicinas e instrumentos y asegurar para el futuro su producción; no advierte lo inestable que es la organización del Estado, y apenas siente dentro de sí obligaciones. El señorito satisfecho es el que cree poder comportarse fuera de casa con los caprichos que le son tolerados en casa. Cree que nada es fatal, irremediable e irrevocable. Por eso cree que puede hacer lo que le dé la gana.

Israel es un lejano país poblado de gentes que se levantan todos los días consientes que deben ejercitar su voluntad de resistir y acometer contra adversidades naturales y sociales, asumiendo que su modo de vida se encuentra en constante peligro de extinción por esas adversidades. ¿Por qué lo hacen? Tienen sus complejísimas razones históricas colectivas, que cualquiera que tenga relaciones diplomáticas con ese admirable pueblo debiese tener meridianamente claras, sobre todo cuando, como nuestro país, se tienen relaciones comerciales que lo ligan estrechamente. A la voluntad de los israelíes se les opone un pueblo con una historia también milenaria, que tiene del mismo modo sus complejas razones para oponerse a la voluntad del estado de Israel y que por razones complejas de describir, manifiestan una eficacia menor para hacerlo. ¿Desde cuando existen en el mundo este tipo de conflictos? Desde siempre.

¿Como observan esta realidad los victimistas? Identificando en el conflicto una víctima y un victimario. No hay matices. Todo en su mundo es binario y rechazan cualquier advertencia de la complejidad del fenómeno. La política no es el arte del gobierno del estado hacia el bien común. La política para los victimistas como Boric, es poner una frontera entre los buenos y los malos, como cuando vemos una película de western. Así lo ha hecho en toda su estrecha existencia: discutiéndolo entre amigos al calor de las piscolas a las tres de la mañana.

Y aquí viene lo grave: Elijo en el conflicto quién es víctima y quien es victimario, como se eligen huevos blancos o huevos de color en un anaquel de supermercado, y obro en consecuencia. ¿Cómo? Con la actitud del señorito satisfecho, sin atisbo de responsabilidad por la consecuencia de mis actos. ¡Pero sucede Gabriel que eres jefe de Estado de una nación poblada por dieciocho millones de almas que dependen y sufren las consecuencias de tus caprichos! Me importa un bledo. Las cosas se solucionan solas. Así he visto siempre el mundo en la comodidad de mi existencia.

¿Tenemos conciencia los chilenos de la envergadura del peligro de tener esta categoría de dirigentes? Creo que no lo suficiente.

No hay duda de que una parte significativa de los chilenos estamos conscientes de que Boric es un socialista que aspira a una sociedad planificada y hostil a las libertades personales que muchos defendemos. Efectivamente existe un peligro de que se imponga esa agenda y por eso somos opositores a su gobierno. Pero ese no es el peligro más grave que su permanencia en la jefatura de estado supone.

El mayor peligro es de tener un presidente con una alteración en la percepción de la realidad, como el que manifiesta a través del episodio comentado. Estamos gobernados por una persona sin trayectoria vital. No digo sin experiencia política porque eso puede tener remedio. Estamos gobernados por un señorito satisfecho, quien no solo no tiene las aptitudes prudenciales para ejercer el cargo, sino por quien no desea tenerlas. Estamos gobernados por quien la experiencia nada le sirve porque ya resolvió de modo definitivo su estrecho mundo poblado por buenos y por malos.

Ojo con un detalle del episodio: el rechazo de las credenciales pretendió ser con elástico; “por ahora” aclara el comunicado. Es decir, para manifestarle al estado y al pueblo de Israel, su inane opinión, que ellos son los malos de esta película de western que es la realidad.  Es decir, el rechazo lo hizo Boric pretendiendo que no debiese tener efecto adverso alguno. ¿No es esto manifestación clara de una percepción alterada de la realidad?

Señores miembros del Congreso nacional de todo el espectro político: ¿No es el momento de pensar en una acusación constitucional, antes que sea muy tarde?

Setiembre de 2022

martes, 6 de septiembre de 2022

Y AHORA ¿QUIEN PODRA DEFENDERNOS?



Recordará el lector que la pregunta que intitula estas letras es la que se hacen las víctimas de los villanos en El Chapulín Colorado, del inmortal Bolaños. Aparecía el torpe superhéroe respondiendo; ¡yo! Y luego cometiendo todo tipo de chambonadas con infinita torpeza, pero siempre de buena fe. En el desarrollo de la comedia, nunca solucionaba nada y por lo general agravaba los problemas.

Los resultados del plebiscito de salida, previsible en su preferencia por el rechazo, ha sido imprevisto en cuanto a la magnitud de ese rechazo. Toda la orquesta financiada desde hace mucho por dinero de fundaciones globalistas, dinero de los impuestos de usted estimado lector, y la desembozada vocación de la clase política de cuidar exclusivamente su pega y espacio de poder, no fueron suficientes. El votante, ante el peligro de perder la soberanía de Chile reaccionó masiva y lúcidamente, especialmente en los sectores más desposeídos. La derecha se esmeraba en que el resultado fuese estrecho en favor del rechazo para legitimar sus cesiones y concesiones a la izquierda que busca “cambiar el modelo”. Y por ello entre esa casta ilegítimamente privilegiada pande el cúnico como decía nuestro Chapulín.

Mi referencia al Chapulín pretende prevenir la infinita torpeza que significaría hacerse la pregunta desde la perspectiva pasiva del mundo y de la vida; y ahora ¿quién podrá defendernos? Al hacernos esa pregunta, aparecerán los chapulines de la clase política diciendo; ¡yo! Y, al igual que Chapulín, no harán otra cosa que chambonadas, pero en este caso de mala fe, tal como El Acuerdo por la Paz y la Democracia de noviembre de 2019. Y ello porque, metaforizando nuestra circunstancia, es un hecho que la clase política no ha dado el ancho, y le faltan palos para el puente para encontrar la solución. Y por eso seguirán metiendo la pata en el balde como los tres chiflados hasta que los desalojemos y los reemplacemos.

Si nos comportamos como adultos y como demócratas, debemos pues cooperar en la formulación de las preguntas desde una perspectiva activa sin esperar que los chapulines políticos continúen con sus cambonadas. Propongo para empezar:

a.       ¿De dónde viene el malestar?, que lo causó y que hizo posible el apoyo popular del 19 de octubre de 2019. No se trata desde un principio de condenar o justificar la o las causas. No importa inicialmente concluir que esas causas sean torpes, irracionales, sean justas o injustas, sean legítimas o ilegítimas. Se trata primeramente de identificarlas. La clase política encargada de hacerlo ha errado sistemáticamente impulsada por el temor y se ha visto arrastrada perrunamente en un relato de la izquierda revolucionaria. Tampoco en este ejercicio salgamos por la ventana del problema, señalando que la causa suficiente y necesaria ha sido una mega conspiración terrorista diseñada por extranjeros perversos. Y conste que yo conjeturo que puede haber existido tal asonada terrorista intermediada por una conspiración. Pero lo que no creo es que sea la causa suficiente y necesaria de la crisis. Tampoco descansemos cuando desentrañemos una causa. Porque la vida nunca ha sido sencilla y este complejo fenómeno que afecta a nuestra patria – el malestar- tiene sin duda varias causas inmediatas y mediatas.

 

b.       ¿Hacia dónde podemos conducir ese malestar para superarlo? Antes de respondernos a esa pregunta, debemos tener presente que hay dos puntos de partida. Dos premisas radicalmente distintas para transitar en la búsqueda de la verdad. Esos dos caminos radicales son el que se funda en la concordia como posibilidad, y el segundo que se funda en el conflicto como fatalidad. Los hombres y mujeres de buena voluntad, debemos oponernos tenaz y militantemente como respuesta al conflicto como fatalidad, y debemos transitar generosamente por el camino de la concordia. Pero hay que decir que con solo tomar la opción de la concordia no habremos dado respuesta a la pregunta. Pero al menos sabremos por donde no debemos conducir ese malestar.

El del conflicto como fatalidad sigue la tradición bíblica del primer hijo de mujer, que levantó la quijada de un burro y la dejó caer contra su hermano Abel, llegando así a la síntesis del primer conflicto dialéctico de la historia. El materialismo dialéctico, que es la representación racional de la emoción de Caín – alguien, que no soy yo, es culpable de mi adversa condición -; es una emoción omnipresente en el género humano y basta acicatearla como hacen los marxistas para que prenda como el fuego en el pasto seco. Fue así como esa nefasta doctrina seudo filosófica, parió en el siglo XIX al comunismo marxista. Como en Chile pocos leen y menos entienden lo que leen, aún existe un partido comunista chileno - el único políticamente activo en el mundo- sin tener en cuenta sus militantes y simpatizantes, las lecciones de Solyenitzin en Archipiélago Gulag o del Libro Negro del Comunismo Chileno escrito por el profesor Mauricio Rojas, o de El Rescate de Chile de Eudocio Ravinés y un largo etcétera de testimonios y relaciones sobre los horrores provocados por esta ideología homicida. Pero aparentemente “superadas las síntesis” de los horrendos genocidios comunistas, el materialismo dialéctico ha parido otros engendros de menor peso conceptual, pero no de menor capacidad para hacer daño: la ideología de género, el indigenismo, el ecologismo y otros victimismos varios; todos ellos promoviendo el conflicto como partero de la historia.

El conflicto es inherente al género humano, pero su uso sistemático en política no le da la virtud de ser el partero de la historia como decía el fatal Carlitos, sino más bien el panteonero de la historia. La parálisis intelectual que padece nuestra derecha política, fruto de una fatal mezcla de estulticia y de frivolidad, no sabe, no conoce y no quiere saber estas cosas. Por eso se deja arrastrar hacia el abismo que los únicos que hacen política en nuestro país los arrastran: los comunistas.

Objetado pues el conflicto como camino de liberación, estaremos – que no quepa duda- sin el concurso y la cooperación de quienes han obliterado o sellado sus mentes con las premisas del materialismo dialéctico y obraremos con su resistencia. Esta disposición inspirada por la virtud de la fortaleza es la que les ha faltado a nuestros mediocres dirigentes políticos.

La tarea entonces será cuesta arriba y consistirá en discernir cuál es el camino de concordia y cooperación que haga posible suprimir ese malestar y expandir la inteligencia, la libertad y la prosperidad de los chilenos, teniendo presente esos objetivos escalonados y en ese orden.

 Es extraordinariamente importante jerarquizar esos objetivos colectivos. Primero la inteligencia, sin la cual no hay espacio a la segunda, la libertad. Y teniendo cada ciudadano el control de su destino personal – es decir, siendo libre- solo entonces aspirar a la tercera: la prosperidad.

 La prosperidad en Chile, divorciada de la inteligencia prudencial, y del gobierno personal de cada individuo, ha propiciado la avidez imprudente del consumismo, estimulando la crónica impericia del chileno para las decisiones económicas racionales de gasto, ahorro e inversión. Y esa crónica impericia induce a muchos a estar dispuestos a enajenar su libertad por las certezas que ofrezca (que nunca cumple) el papá estado. La prosperidad sin inteligencia induce a estar dispuestos a enajenar su libertad por las certezas que ofrezca (que nunca cumple) el papá estado. La prosperidad sin inteligencia y sin libertad es una piñata colgando con el cuerno de la abundancia que nunca se puede alcanzar y que genera ansiedades, angustias y conflictos infinitos.

 La codicia de los ricos – causa basal de la suicida concentración económica-, es también expresión de la falta de inteligencia de gran parte de nuestra clase empresarial, que, con un narcisismo obtuso se auto perciben como una élite interesada por el futuro de Chile, y cualquier observador mínimamente lúcido los percibe como una cofradía de rastacueros[1].

 Cuando hablamos de un camino de concordia y cooperación, nos referimos a instaurar normas de conducta sociales y jurídicas que hagan posible que todos los chilenos sean partícipes de esa triple expansión. El liberalismo económico y otros ismos con recetas ideológicas, nos ha pretendido convencer de la imposibilidad de aquello: O se promueve a rajatabla el individualismo económico y la libertad de hacer lo que me venga en gana, o perecemos en el totalitarismo socialista. Así el crecimiento económico es la única llave a un estado impreciso -definido solo estadísticamente- llamado “desarrollo económico y progreso” al estilo del llamado primer mundo, hoy en pleno colapso. Porque habiendo entre sus cultores poca lectura y/o comprensión lectora, han olvidado que existe la justicia prudencial y distributiva, virtud inherente a la función gubernativa y legislativa, ineludible a la hora de cimentar una legitimidad del estado que ordene la convivencia colectiva.  

Respondiéndonos esas y otras preguntas enfocadas por la concordia a impulsar a nuestro querido Chile, crearemos lo que hoy está ausente del debate: la opinión pública, mediada por la razón, y no por la prensa y las empresas de encuestas, compradas ambas por agendas globalistas de los dueños del dinero mundial.

Septiembre de 2022



[1] Dicho de una persona Incultaadinerada y jactanciosa.


miércoles, 17 de agosto de 2022

EL ESTADO SOCIAL DE DERECHOS; EL NUEVO SOFA DE DON OTTO DE LA DERECHA

 

Pedro Subercaseaux, a principios del siglo XX creó una tira cómica con dos personajes que adquirirían vida propia a través de chistes populares; don Federico Von Pilsener y su amigo don Otto. El personaje se independizó de su creador y de las tiras cómicas y pasó al imaginario popular como símbolo del racionalismo teutón, ingenuo y en el caso de don Otto, bobo.

Se dice que don Otto, sincerándose a don Federico, le confiesa que su mujer lo engañaba con el vecino en su propia casa, consumando su pecado en el salón y más precisamente en el sofá. Buscando remediar para siempre esta vergonzosa conducta de su mujer, don Otto le explica a don Federico que ha encontrado la solución: vender el sofá.

El método deductivo se materializa con una conclusión que nace de dos premisas. El raciocinio de don Otto se conforma de la premisa uno; es preciso que mi mujer no me engañe más. Premisa dos; se acuesta con el vecino en el sofá. Deducción; para que no me engañe más debo vender el sofá.

El ambiente de malestar social expresado en octubre de 2019 es un fenómeno que tenía sus causas. Heterogéneas, dispersas, difíciles de interpretar; pero las tenía. Las había de carácter delictual terrorista respecto de las cuales, los partidos de derecha entonces en el poder, debían presionar a su presidente para que aplicase la ley, y las había estructurales o tácticas respecto del modelo de desarrollo que había que corregir urgentemente. Nada hizo al respecto.

La casta política de derecha, durante 20 años se dedicó a repartirse los cargos, integrada por partidos con una democracia interna opaca que propiciaba la carrera política de amigos y parientes, y con los jugosos sueldos de parlamentarios, el enriquecimiento personal de un círculo cerrado y a veces nepotista. Obraron convencidos de la comodidad que significaba estar casi siempre en la oposición sin las responsabilidades de gobierno, dado que la izquierda, transgrediendo sus principios socialistas, administraba razonablemente bien el estado subsidiario y la economía social de mercado que el gobierno militar había fundado. Tipo de régimen respetado urbi et orbi dada la implosión mundial de los socialismos reales.

Del legado espiritual del gobierno militar no se hicieron cargo. Ni hablar de ello. Era costoso políticamente defender la verdad histórica de lo que había sucedido desde el 70 al 89 y permitieron sin chistar se impusiera el mañoso relato de la izquierda donde los milicos torturadores eran el mal absoluto y habían derrocado héroes que querían el bien del país. Que los jueces prevaricaran impunemente orquestados por la izquierda, no era problema de ellos. Tampoco les preocupó que la economía social de mercado, progresivamente se fuese desarmando en sus bases libertarias, a través de la concentración económica escandalosa que sufría la economía, y las asimetrías del mercado, indicador manifiesto de su próximo colapso, donde tres o cuatro grupos económicos se integraban verticalmente y le cerraban la puerta a más actores. Sus hijos ya no tenían opción de emprender por sí mismos como lo hiciéramos en nuestra generación, debiendo contentarse con ser empleados de los ricachones. La banca y el comercio, concentrado en menos dedos que los que tenemos en una mano, eran una realidad que no les preocupaba. Por el contrario, les permitía recibir de esos grupos económicos – al igual que sus contendores de la izquierda- emolumentos y aportes para financiar la política, léase enriquecerse personalmente. La falta de ahorro personal de la población, la ínfima productividad de los trabajadores generada en gran parte por la asimetría entre sueldos y utilidades de las empresas, tampoco les preocupó demasiado. Sus think thanks (la siutiquería del nombre me pone los pelos de punta) los financiaban los empresarios que no repartían la gratificación más que la sustituta, y los sueldos subían muy por bajo del crecimiento económico. La explicación de la baja productividad de los trabajadores no era por falta de incentivos, sino porque son flojasos. Esos think tanks se dedicaron fundamentalmente a las estadísticas y encuestas para conservar ese 40 a 50% del electorado que les permitiese seguir flotando cual corchos.

De las bases fundamental de una sociedad libertaria, la familia, tampoco se ocuparon. Gonzalo Vial Correa Q.E.P.D. cual Juan Bautista, voceaba el descoyuntamiento de la familia popular y de clase media, donde padre y madre salían de casa y los hijos estaban a cargo de nadie. La incorporación de la mujer al mercado laboral era un imperativo para el crecimiento económico. Si eso era a costa de la estructura fundamental de la sociedad, la familia, una lástima. Lo primero para la derecha era la economía.

En tales afanes se encontraban cuando se les apareció octubre 2019. Caras compungidas y …. parálisis.

¿Cómo reaccionó la derecha ante el malestar legítimo y la ilegítima asonada terrorista y delictual expresado en octubre de 2019? Con la venta del primer sofá de don Otto. ¿Cuál era su razonamiento? Premisa Uno: Tenemos una constitución[1]. Premisa dos: Los únicos políticos que hacen la pega de liderar e imponer relatos – la extrema izquierda- se la dieron: el malestar es a causa de la constitución de Pinochet. Deducción: cambiemos la constitución.

La convención constituyente[2] creada al amparo del lamentable acuerdo por la paz y la democracia de noviembre de 2019, fue un verdadero Bar de la Guerra de las Galaxias conformado por brujas, vendedores de pomadas y otros especímenes de la fauna chilena. La estulticia de la mayoría de ese penoso cuerpo colegiado superó al disciplinado partido comunista, que no logró ponerle bozal con freno de paleta con el fin de lograr el asalto al poder totalitario anhelado, y parió un mamarracho muy probablemente intragable para la población, y qué si se llegase a imponer, difícilmente regirá y no imperará jamás. Ello por errores groseros de técnica jurídica que la hacen incalificable como una carta fundamental.

A don Otto después de la venta del sofá, la mujer le siguió poniendo el gorro; eso es evidente. No sabemos si haya vendido otros elementos del menaje familiar para evitar la prosecución de su adulterio, pero es de presumir que aprendió la lección.

Pero nuestros próceres de la derecha no han aprendido la lección y van tras un segundo sofá de don Otto. En efecto, una corriente dominante de intelectuales y políticos de la derecha para superar la crisis que en parte ellos mismos con sus colegas de izquierda han creado, han encontrado la forma de evitar que los desalojen del poder y ser arrasados por su completa inanidad para proponer caminos reales de mejoramiento para Chile.

Para salvar la pega hay que pasar por alto el veredicto popular expresado en el artículo 142 inciso final de la constitución vigente que ellos mismos redactaron. El clamor popular ellos lo sienten incluso contra el voto explícito de las mayorías. ¡Hay que cambiar la constitución! Pero no solo eso: ¡hay que cambiar el régimen! El problema es el estado subsidiario. Si gana el rechazo, la extrema izquierda, tiene un segundo caballo de troya y la derecha ya lo compró:  El estado social de derechos.

¿Qué es un estado social de derechos? Aquel que se bate en retirada en Europa luego del colapso fiscal de sus disciplinadas economías nórdicas, ordenadas y honestas, donde nadie roba, ni se aprovecha, ni hace la chancha de sus obligaciones laborales, ni paga coimas, ni tiene trabajos con dos chaquetas (una colgada al respaldo y otra para salir a hacer otra pega); todos estos hábitos tan propios de nuestra américa morena. Aquel estado que nos seguirá asfixiando con sus impuestos para ministerios de la mujer, del deporte, del esto, del otro y de lo de más allá. Aquel que nos cuidará desde la cuna hasta la tumba (dos lugares que estarán muy cerca si los administra el estado) para conseguir que seamos más pobres, pero más felices.

El 30% de los trabajadores de la salud que usted estimado lector le paga trabajosamente con sus impuestos NO TRABAJAN. Los profesores fiscales viven en paro. En otras palabras, el asistencialismo estatal en Chile y en Latinoamérica NO FUNCIONA ¿Todo esto se le olvidó a la derecha?

Señores políticos de derecha: Los que creemos en la libertad personal, en la responsabilidad individual, en la solidaridad social con quienes se esfuerzan por sacar adelante a sus familias, los que creemos que familia es el núcleo fundamental de la sociedad; LOS DESALOJAREMOS EN LAS PROXIMAS ELECCIONES. Téngalo por seguro.

agosto de 2022  

 



[1] Que garantizaba adecuadamente los derechos fundamentales; la libertad personal frente al estado, el derecho de propiedad y la familia nuclear

[2] La escribo ex profeso con minúscula

viernes, 12 de agosto de 2022

EL FRAUDE ELECTORAL DE LAS ELITES

 


La clase política acordó un pacto por la paz y la democracia, amedrentada por el lumpen que asolaba las calles a fines de 2019. El fenómeno de insurrección tenía causas que a ningún miembro de esa élite interesó[1]. Solo salvar el estatus quo de su dominancia, los inspiró a ceder a la sentida aspiración de la población chilena, que según las encuestas a menos del 3% de la población le interesaba: una nueva constitución. Se condujeron pues estas élites, de la misma forma que lo hicieron los girondinos y mencheviques en los episodios de demolición social que la historia conoce como revolución francesa y revolución rusa.

El resultado de tan brillante y preclara solución se manifestó en el completo desplome de la sociedad chilena en los ámbitos social, económico y político: un incremento exponencial de la violencia terrorista y delictual, una generalizada anomia o aversión a cumplir con sus deberes ciudadanos, la caída en vertical de la productividad de los trabajadores y de la responsabilidad social de los empresarios, la destrucción física de las ciudades y espacios públicos y el generalizado feísmo que transformó a Chile de ser una nación con voluntad tensa, a una poseída por una tristeza laxa y pesimista, atravesada por un generalizado, sálvese quien pueda.

Naturalmente la culpa de todo este deterioro -datos sociológicamente medibles – la clase política se los endosará en su relato, a la pandemia, otro relato falso, totalitariamente impuesto por las élites globalistas, con la anuencia y apoyo de nuestra élite criolla. Pero, si bien la pandemia ha deteriorado generalizadamente la convivencia social en el mundo – logro perseguido por sus gestores – es cuestión de viajar por el mundo, y viajar por Chile, para darse cuenta quien se ha deteriorado más severamente y en base a ello ponderar.

Azuzados y asustados por el lumpen politick – el peor estado de ánimo para obrar sabiamente - las élites aprobaron una modificación a la aportillada constitución vigente. Dicha modificación manifestada en los artículos 127 y siguientes de nuestra malhadada carta fundamental, son una clase magistral de estupidez política. Se creó un órgano antidemocrático, a la medida del mismo lumpen politick que los amedrentaba, donde minorías ínfimas de subversivos amparados bajo el paragua de pueblos originarios y asociaciones creadas para la ocasión, obtuvieron -como era de prever- una mayoría en la pomposamente llamada Convención Constituyente. Un grupo de ignorantes, inadaptados sociales, analfabetos funcionales, disfrazados de distinta manera, cooptó este triste cuerpo colegiado, de tal manera que cualquier hijo de mujer dotado de una mínima capacidad deductiva, podía proyectar e imaginar cual sería el resultado. La élite política en cambio se manifestaba después de instalada esta convención, satisfecha y generalizadamente confiada que ese verdadero zoológico humano, nos propondría un texto que construiría la casa de todos, donde todos seríamos felices y comeríamos perdices.

 A pesar del intenso amasijo cerebral al que la televisión somete cotidianamente a la población y al proceso de desinformación llevado a cabo por la patrulla juvenil de inadaptados que nos gobiernan, las encuestas señalaron que el mamarracho que produjo este grupo de ignorantes notables sería categóricamente rechazado y que volvería a regir la constitución redactada por constitucionalistas de todas las tendencias políticas y que había servido de base para el progreso de Chile durante 40 años. La sentida aspiración de tener una nueva constitución se manifestaba pues más falsa que judas. Todo ello en base a las mismas reglas constitucionales aprobadas por nuestros temerosos líderes.

Pero ¿cuál era el problema de que esto sucediera pura y simplemente? Piense estimado lector ¿Qué reacción social produciría un resultado de rechazo luego de dos años de despilfarro de recursos fiscales y de estrés impuesto a la población chilena, donde debimos soportar que un ínfimo grupúsculo de individuos moralmente incalificados nos mantuvieran en ascuas? Correcta la respuesta que se está imaginando: Le pediríamos, más bien, le exigiríamos a esa élite que pagara la cuenta. ¿Cómo? Pues desalojándoles del único espacio que constituye su razón de existir: el poder burocrático-político del que viven y se enriquecen.

¿Qué hizo esta élite ante el peligro? Se alinearon tirios y troyanos. Dentro de los miembros de la élite que apoyaban el rechazo dieron su palabra de honor[2] -así dijo Evelyn Mattei-[3] que harían sus mejores esfuerzos para continuar con el proceso constituyente que era esa sentida aspiración apoyada por un 3% de la población. Pero no solo eso; han rebajado los quorum de aprobación de modificaciones a la constitución al 57%[4] lo que significa que con una mayoría relativa se puede arrasar con los intereses y la opinión del 42% de la población. Justamente lo que no es la democracia y que caracteriza al totalitarismo[5]. En el otro costado, dentro de los que ven en el mamarracho constitucional la oportunidad anhelada de un estado totalitario, y por ende van por el apruebo, han dado su palabra[6], para modificar el esperpento, en los aspectos más grotescos e imposibles de disolver para el trago de tachuelas. En otras palabras, si gana el apruebo, seguirá el espectáculo, si gana el rechazo, también. Los políticos en el medio, el país paralizado, los terroristas haciendo su tarea sistemática de destrucción, la autoridad del estado ausente etc. etc. etc.

El fraude electoral que se ha ventilado como un peligro escatológico de unos funcionarios oscuros enquistados en el Servicio Electoral, no era tal. El verdadero fraude electoral está ahora voceado por toda la élite. No es secreto. Ellos lo promueven y lo anuncian. Crearon unas normas e impulsaron un proceso para salvar su pega, que era apoyado en el momento que lo acordaron por el 3% -estadísticamente medido- de la población. Proceso que se ha acreditado un total y completo despilfarro. Ante el peligro que esa evidencia, la elite se ha confabulado para vulnerar la decisión de la población.

Cualquiera sea el resultado estimado lector, la única opción para que Chile vuelva ser libre, seguro, próspero y éticamente recuperado en su conciencia que los deberes ciudadanos están antes que cualquier derecho, es desalojar a TODA esta élite corrompida que tanto daño ha hecho a la convivencia social.

agosto de 2022

 



[1] De este mismo autor, ver condiciones de posibilidad de la crisis de octubre de 2019. https://pabloerrazurizmontes.blogspot.com/2019/11/algunas-condiciones-deposibilidad-de-la.html

[2] Palabra de honor para un político de esta generación, es como decir agua seca.

[3] Que a estas alturas semeja uno de esos personajes de los cuentos de los hermanos Grimm

[4] Dicen 4/7 para ocultar lo grotesco de esta propuesta

[5] Por eso es injusto tildar a los políticos de ratas. Las ratas jamás destruirían el nido de sus hijos por conservar sus privilegios

[6] Ibidem nota 1